Historia

 

Inicio
Situación
Imágenes
Qué ver
Más imágenes
La vendimia
Historia
Flora y fauna
Dónde comer

 

 Un poco de Historia

 

Algunos datos sobre la Historia de Abdet y Confrides .

 

Abdet es una pequeña aldea perteneciente al municipio de Confrides y como muchos pueblos del interior de Alicante es de origen árabe .

 

En el libro titulado : Noticia de la actual población del Reyno de Valencia : la de sus despoblados desde la conquista por el Rey Don Jaime Primero: las leguas que distan desde la capital : los señoríos directos que los poseen : y las diócesis a que pertenecen, de Don Vicente Ignacio Franco de 1804 , encontramos en la página 19 el pueblo de Confrides , que dista de la capital 18 leguas , tiene como aldea a Abdet y como despoblados “Floret” y “Labdell”y pertenece a Señorío de M. Ariza y al obispado de Valencia .

 

 

Buscando en los “Archivos Españoles en Red” y más concretamente en  la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional  encontré los siguientes datos :

 

- En1502 un título de posesión dada a Alonso de Cardona de los lugares de Aljofra, Alafdet y Florent . Vemos aquí Alafdet en vez de Abdet , posiblemente el nombre en árabe sin evolucionar.

- En el mismo archivo volvemos a encontrar el 16 de agosto de 1429 el Título de Privilegio de Alfonso V de Aragón por el que hizo merced a Hugo Cardona de Godales y Confrides (Alicante).

- En 1488 el Título de Aprobación por el egregio Hugo de Cardona del Sindicado de los lugares de Realenco (alhamas de Benipexcar, El Real, Benicanena, Alquería nova y Valle de Confrides), celebrado en Beniopa (15 julio) y Villa del Castro de Guadalest (17 julio) para cargarse a censo con la finalidad de sacar a los actuales Condes de Prades, antes Condes de Cardona, de la obligación que tenían con él, ante Bartolomé Ballester, Notario Público de Valencia. 

- En 1445 el Título de la  Licencia que Hugo de Cardona , Señor del Valle de Guadalest y de Confrides, etc. da a los alamines, jurados, aljamas y singulares de sus lugares, para ordenar síndico, actor y procurador de los censales de cierta cuantía el 22 abril 1445, ante Mateo Stefani, y Juan de Prades o Pratis a una con Pedro Navarro, su Connotario.

- El 26 de Julio de 1445 el Título de la Licencia otorgada el 22 abril 1445 por Hugo de Cardona, Señor del Valle de Guadalest, Confrides, y otros, a los alamines, jurados, aljamas, y singulares de estos lugares, para cargarse ciertos censales, ante Mateo Stephani, Notario Público de Valencia y por toda tierra.

- El  21 de Octubre de 1445 el Título de Cargamento o Reconocimiento que hace Abrahim Valenti, como síndico de las aljamas del Valle de Guadalest, Confrides etc., a favor del venerable y discreto Berenguer Moragues, presbítero, de 300 sólidos censales, ante Antonio Lopiz (Llopes), Notario Público de Valencia. 

- Sin fecha exacta el Título de Posesión por Hugo de Cardona de las posesiones que Juan, Rey de Navarra, Duque de nemorensis de Gandía tenía en el Valle de Guadalest y Castro de Confrides y sus términos y límites (Alcaria de Alforra, Alcaria de Cela, etc.), ante Miguel Vincencii, Notario Público. 

- El 6 de Junio de 1494 el Título  Abstracto del Sindicado celebrado en el lugar de Beniopa, del Valle de Guadalest, el 17 junio 1447, por las alhamas y universidades de los Valles de Guadalest y Confrides, en el que dan poder a Abrahim Valenti, sarraceno, para cargarse, en su nombre, 7.500 sólidos censales, ante Pedro Bataller, Notario Público de Valencia. 

- En 1429 : Privilegio de Alfonso V de Aragón por el que hizo merced a Hugo Cardona de Guadalest y Confrides. Calatayud, 16 de agosto de 1429.

- Dos Cédulas de Alfonso V de Aragón mandando se diese posesión del Castillo de Guadalest y villa de Ondara a Hugo de Cardona. Viana 18 y 19 de septiembre de 1425. Testamento de 1579. - Diferentes papeles que se refieren a esta posesión entre ellos un traslado de la toma de posesión de Hugo (1425-1509, pergamino); otra posesión de Juan Cardona, hijo del anterior y de Blanca de Navarra (1471, pergamino) y traslados de las escrituras del convenio que mediaron entre el Rey Juan I de Navarra y el citado Cardona, sobre cambio de Guadalest y Confrides Por Cam....? Y Calasanz (1429-1431, s. XVI)."

- De Beniardá : Título  Sindicado de Guadalest y Realenco para cargarse 24.000 sólidos a favor de Leonor de Prosida y de Castellet. Ante Pedro Soler, notario público de Valencia.

http://aer.mcu.es/sgae/index_aer.jsp

 

 

 

Al - Safra

Por otro lado, gracias a la documentación publicada por Felipe Mateu

Llopis, sabemos de la existencia de otros musulmanes también

llamados Aš-Šafra en la provincia de Alicante. Gracias a su estudio

sobre la relación del pago del impuesto del morabatí al baile

de Callosa por las aljamas de la montaña Alicantina, sabemos de la

existencia en 1405 (un siglo después) en la Alquería de Beniçicli

(en la Vall de Guadalest) de un Yahie Çafra, un Yahie, fill de Genie

Çafra, un Çayt Çafra, un Mahomat Çafran y un Abdolaziz Çafran;

también en esta relación aparece en la morería de Finestrat otro musulmán

llamado Çaat Çafran (nota 4). Por la falta de más datos,

no sabemos la exacta grafía árabe de estos nombres, aunque cabe

suponer que podría ser identificable con la del nombre de nuestro

médico crevillentino.

Lo que se nos escapa totalmente, por la falta de otra documentación

onomástica o histórica, es la posible relación entre estos musulmanes

nominalmente emparentados de la montaña alicantina y

los otros de Crevillente.

• • •

4. MATEU Y LLOPIS, Felipe: «Nómina de los musulmanes de las montañas

del Coll de Rates, del Reino de Valencia, en 1409. Según el libro de la Colecta

del Morabatí del Batle de Callosa precedida de unas notas sobre su toponimia»,

Al-Andalus, Madrid-Granada, n.° 7, 1942, pp. 300-335.

 

 

Un caso que hay que poner de relevancia es la reivindicación por

José RIQUELME SALAR de la figura de Mu_ammad Aš-Šafra en

algunas de sus publicaciones (1955 b; 1974). Este erudito lleva ya

muchos años reclamando la recuperación de la figura del cirujano y

farmacólogo crevillentino por medio de sus artículos, caso singular

en las comarcas de origen de Mu_ammad Aš-Šafra. En los artículos

citados afirma haber consultado personalmente el manuscrito de la

Biblioteca Real de Fez y menciona como bibliografía a Renaud,

Sarton y el G.A.L. En base al manuscrito de Fez afirma que nació

en una alquería situada entre Elche y Crevillente; habla de su destierro

en el Mágreb y define a Aš-Šafra como famoso botánico que

estudió las plantas de las montañas alicantinas (especialmente las de

las Sierras de Mariola y de Crevillente) y como importante cirujano.

Afirma que Aš-Šafra residió en Cádiz y allí fundó un jardín botánico

con todas las plantas del Levante y Andalucía y afirma que recorrió

gran parte de las ciudades andaluzas e hizo una serie de viajes a

Bagdag, Damasco, Bizancio, etc., tras los cuales su fama se extiende

y universaliza.

El sobrenombre de Aš-Šafra, cuyo sentido Meyerhof desconoce

(1935, 29), es aclarado por Renaud (1935, 3). Según el investigador

francés se denomina así a la cuchilla del zapatero, a la hoz del jardinero

o a la navaja del barbero. Se pregunta Renaud si el mote hace

alusión a sus comienzos como botánico-agricultor, o a su pericia

como cirujano, respondiéndose que tras el hallazgo de la importante

obra de Aš-Šafra sobre cirugía, cabe pensar más bien lo segundo. Su

apodo por tanto sería el de el cuchillo, o mejor, el bisturí.

6.3.1. Biografía en la I_â_a de Ibn Al-Ja_îb

Esta recopilación de eminentes personajes granadinos de Ibn Al-

Ja_îb encierra una noticia sobre Mu_ammad Aš-Šafra de enorme

interés. Como ya hemos señalado, seguimos la edición de ‘INÂN

(1976, III, 179-80), por considerar que, al ser una versión crítica y

haber consultado todos los manuscritos conocidos de la I___a, es de

mayor fiabilidad que los datos singulares de los manuscritos de El

Escorial (de cuyo extracto por M. CASIRI tomaron esta biobliografía

la mayoría de los investigadores). Dice Ibn Al-Ja_îb:

 

«Mu_ammad Ibn ‘Alî Ibn Faraŷ Al-Qirbilyâni, con la kunya

Abû ‘Abd Allâh, conocido como Aš-Šafra (el Cuchilla).

Su forma de ser: era un hombre sencillo, que se dedicaba a la

práctica de la medicina, a la que dedicó toda su vida.

Sabía muchísimo sobre las características de las plantas, ya

que había dedicado mucho esfuerzo (a catalogarlas). Había

vivido de cultivarlas, al principio de su vida, buscando donde

crecían y recorriendo las montañas.

Luego se puso a curar (enfermos), siendo eminente en este

campo, siguiendo las numerosas tradiciones orales de la gente

de su tierra.

Redactó una colección de cuadernos (RENAUD, 1935, 3; recogiendo

estas tradiciones), que iba copiando con su malísima

letra.

Curó al sultán Na_r, cuando residía en Guadix.

Y vino a ella (a la ciudad) una enfermedad epidémica (puesto

que) trajo a los enfermos el horror por su causa y fueron numerosas

las muertes de los que siguieron exclusivamente su

tratamiento, puesto que daba vueltas (hurgaba) en el corazón

bendito (en el mismo corazón) con su lanceta.

Después, viajó a la otra orilla (al Mágreb) y se afi ncó en

Marrâkus durante los años sucesivos.

Más tarde volvió a Granada en el año 761 (1359-60), donde

falleció apenas llegar.

Maestros: se cree que estudió con su padre, en su tierra de

Qirbilyan (Crevillente), en tierras de mudéjares.

Aprendió cirugía de muchos expertos en la técnica de practicar

manualmente estos alivios.

Estudió con el médico ‘Abd Allâh Ibn Sirâŷ y con otros.

Obras: escribió un libro sobre plantas.

Muerte: el 17 de Rabî‘ al-awwal del año 761 (jueves, 6 de febrero

de 1360).

 

http://publicaciones.ua.es/LibrosPDF/84-7908-809-5/84-7908-809-5.pdf

 

 

 Vidal de Sarriá

El primer Sarriá detectado en tierras valencianas es Vidal de Sarriá , heredado en Guadalest por Jaume I en 1249 , recibiendo 15 jovadas de tierra en Benassim y Benerida , alquerías de dicho valle (Benerida es el actual pueblo de Beniardá y Benassim una partide rural). En 1259 lo encontramos vinculado al castillo de Confrides , que Jaume I le concede en arriendo por dos años , pagando el mismo al obispo y a la catedral de Valencia . La operación se repitió en 1260 con las mismas condiciones , y en 1264 , ante la inseguridad de la zona , que había visto las correrías de Al-Azraq , el rey le ordena que tenga en la citada fortaleza 500 hombres , cuyos salarios se pagarían de las rentas producidas en el término .

Es evidente que Vidal , como caballero que era , gozaba de la confianza de la corona para desempeñar una misión de tal envergadura , a la vez que disponía de un patrimonio económico lo suficientemente importante para que a la hora de repasar cuentas de la custodia de la citada fortaleza en 1270 resulte un déficit de 50.000 sueldos favorable a Sarriá , quien los cobraría de las rentas de Confrides , que le otorga Jaume I , con la obligación de tener siete hombres en el castillo , con un salario anual de cien sueldos .

Ignoramos la fecha exacta de su fallecimiento , pero el 1 de Marzo de 1272 Jaume I reconoce que los albaceas de Vidal dieron posesión del castillo de Confrides a Andreu de Puigvert . Su hija Gerarda de Sarriá recibió del rey el 19 de Noviembre de 1273 , a ruegos del infante Pere , 12 jovadas de tierra en la alquería de Safra (Safre o Sofra) , en los términos del castillo de Confrides . Pensemos que una donación de ese tipo era el triple de lo que recibieron los repobladores que se asentaron en la Marina , que por término medio fue de 3 a 5 jovadas . El patrimonio inicial en torno a Confrides se amplía en los años setenta con las donaciones de alquerías en dicho término . El señorío de los Sarriá sigue su marcha ascendente . Gerarda casó con Berenguer de Vilaragut , señor de Albaida , y en 1278 vendió por 2.000 sueldos a Pere III la alquería de Sofra .

Parece que Bernat de Sarriá era hijo de Vidal de Sarriá y en la Crónica de Desclot  son considerados como tales los hermanos Vidal y Bernat Sarriá , quienes en "Alcoll" luchan juntos al lado del Conde de Urgel y de Arnau Roger , Conde de Pallars . En lo sucesivo Bernat de Sarriá será un personaje clave en la política de los reinados de Pere III , Alfons III , Jaume II y Alfons IV . Participa en la conquista de Sicilia con Pere III , permaneciendo al servicio del nuevo soberano , el infante Jaume .

Bibliografía:

P.M. Orts i Bosch , La carta de poblament de Benidorm i l'almirall Bernat de Sarriá , València , 1976 .

P.M. Orts i Bosch , introducció a la història de la vila de Vilajoiosa i el notari Andreu Mayor , Alacant , 1972 .

Rafael Alemany Ferrer , Mª Luisa Cabanes Catalá , Antonio Couto de Granja , José Hinojosa Montalvo :  Carta de Poblament de Benidorm .

 

 

Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del Reyno de Valencia.

 

Tomo I I / CAVANILLES I PALOP, Antoni J. / 1795

101 - Como me hallaba en las cercanías de Aitana , cuya altura compite con la de Peñagolosa , y es mayor que la de los demás del reyno , quise examinarlo , y empecé a subir desde el castillo de Penáguila por el puerto de Todóns : llegué a los primeros cintos o cortes en cinco quartos de hora , y aunque muy baxos, comparados con la cresta del monte es tal su altura, que desde ellos se descubre una extensión inmensa hacia poniente. Quedaban en una grande profundidad las lomas, barrancos y llanuras que desde Alcoleja y Benasau siguen hasta Mariola, descubriéndose de un golpe el Condado de Cocentayna, el castillo de esta villa, Montcabrer, y más lejos Caroche con las montañas de Enguera : divertía aquel conjunto de objetos; pero admiraban las producciones que en tal altura, privada enteramente de riego, cubrían el suelo; excelentes trigos, cebadas, mucho maíz, y mayor cantidad de garbanzos, con tanta lozanía como en los campos más fértiles y privilegiados. Cáusalo lo fresco de las noches y las frecuentes nieblas, que humedecen el suelo hasta que el sol adquiere bastante fuerza para disiparlas. La tierra es allí de un blanco obscuro, menos gredosa que la de Penáguila: los campos por lo común están en cuestas graves, y algunos en rápidas, a donde no pueden subir caballerías, y por eso se hacen a brazo todas las labores. Continuaban el cultivo y las cuestas, e iba quedando ya a la izquierda el collado y puerto de Confrides, seguido hacia levante por Serrella: llegado a la fuente de la Teja vi empezar los cortes septentrionales de Aitana, tan altos y pelados, que ni permitían paso alguno para subir a la cumbre, ni aun así acercarse para observar las pocas plantas que vegetan en las hendeduras: allí empecé a ver algunos texos y cornillos, mucha salvia, espliego, erizo y aliso espinoso. El piso es pedregoso e incómodo por la multitud de cantos y cascaxo acinados en cuesta, sobre los quales caminé más de media hora hasta llegar a la única y mala senda que conduce a la esplanada del monte: subí por ella con bastante incomodidad, y descubrí un horizonte inmenso, aunque no me hallaba aún en la mayor altura; porque en la esplanada que sigue como tres leguas hacia el sueste quedaban lomas sucesivamente más elevadas. Llegué a la más alta después de haber caminado dos horas por el monte, y me hallaba superior a todos los de la comarca. Sólo sobresalía Aitana, pareciendo en su comparación cerros todos los demás, excepto el Alto de Montcabrer, que descollaba hacia el norueste, bien que lo creo de menor altura, porque tarda más en cubrirse de nieve, y la conserva menos tiempo que Aitana, en medio de estar este más cerca del mar. Los horizontes se extendían sin límites: el mar Mediterráneo ocupaba la parte oriental prolongándose hacia el sur y norte. Veíase como a seis leguas de distancia el cabo de San Antonio y Mongó hacia el nordeste; y a una y media hacia el sueste Puig Campana, cuya cumbre desporrillada dio motivo a llamarla la Cuchillada de Roldán, nombre que vemos en la carta marina. Por las raíces meridionales de Puigcampana se descubría el islote de Benidorm, y siguiendo hacia el sur los montes y castillo de Alicante. Al sudueste y a muchas leguas se divisaban los montes de Orihuela, y casi en la misma visual a menor distancia los inmediatos al pantano y Xixona. Quedaban al sueste precipicios y cortes que se suceden hasta cerca de Polop; y otros semejantes a lo largo de las faldas meridionales y septentrionales: en estas y a una profundidad enorme se veía el valle de Guadalest.

102 - Todo el monte es calizo de piedra dura, que se rompe fácilmente en fragmentos, los quales forman cuestas rápidas en la mayor parte de las faldas: tiene muy poca tierra en la parte superior, y por tanto corto número de vegetales. Los cintos o cortes perpendiculares corren a lo largo de la esplanada por el sur y norte, y parece estuvieron unidos con peñas que ya no existen, y que tal vez ocuparon lo que actualmente son valles. Es indudable que Aitana ha padecido conmociones violentas, y aún hoy conserva monumentos y efectos de ellas. Vense espaciosas cavernas, que empiezan en la superficie de la esplanada, y siguen por las entrañas del monte sin haber podido jamás calcular su profundidad: en una de ellas arrojé un canto de diez o doce libras, que tropezando con las desordenadas peñas de aquel abismo, resonó largo tiempo hasta que la distancia debilitando gradualmente el ruido, impidió que se oyese. Además de las cavernas hay en la falda septentrional un distrito llamado el Cantalar, y en él monumentos ciertos de erupción o temblores. La superficie entera de cerca de media hora de diámetro está cubierta de cantos y pedruscos desde una onza de peso hasta el de 200 arrobas, que son sin duda las ruinas que produxo alguna causa capaz de haber hecho saltar de raíz aquella mole, y de haberla reducido a menudos fragmentos. En las inmediaciones de las simas o cavernas y en lo interior de ellas crece la doradilla, yedra, culantrillo, lengua de ciervo y la acedera oficinal: en las hendeduras septentrionales del monte la saxifraga cotiledón, la valeriana roxa con hojas muy angostas largas y puntiagudas, la escabiosa y teucrio de peñas: en el resto muchas especies de xaras, coronillas y cardos. Por lo común está desnudo el monte, y con muy pocos árboles; vense no obstante algunos arces, texos y fresnos: también es corto el número de arbustos, reducido a mostellares, durillos, aliagas, cornillos y otros. La planta más abundante es el aliso espinoso, llamado bufalaga vera.

103 – Pocos senderos hay para baxar del monte, y esos difíciles y peligrosos, qual es el llamado Pas de la rabosa, esto es, Paso de la zorra, compuesto de peñas peladas con frequentes escalones de tres y quatro pies en cercanías de derrumbaderos. Por él me conduxo el práctico que me sirvió de guía en esta expedición, y baxamos dos horas de cuestas rápidas hacia el valle de Guadalest. Vi la hermosa fuente de la Forata, que arroja un caño de agua como el brazo, y después las llamadas Vella y Partagat, todas preciosas por la pureza, frescura y calidad de sus aguas, que compiten con las de Mariola. Pisé largo trecho un suelo incapaz de cultivo, sembrado de multitud de cantos sin unión, y erizado de peñas: siguiéronse después algunos sembrados, y atravesando lomas u arroyadas llegué al frondoso valle de Guadalest, que con la Baronía de Confrides se prolonga en cuesta rápida hacia levante como tres leguas. Hállase encerrado entre Aitana y Serrella, este al norte, y Aitana al mediodía, montes que como vimos unidos en la parte occidental, donde dexan paso o puerto de Confrides para entrar en el valle, y siguen divergentes hacia levante por más de quatro leguas: su mayor anchura apenas llega a media legua, que con dificultad se cruza en hora y media por lo cerros y cuestas interpuestas; pero el término se extiende aún más por las vertientes de ambos montes, llegando en partes a dos leguas de norte a sur. Tiene al oriente los términos de Polop y Callosa d’en Sarriá; al poniente los de Ares, Benasau y valle de Ceta; al norte los de Castells y Bolulla; y al mediodía los de Finestrat y Sella. La tierra es blanquecina, y en partes de yeso, de cuya naturaleza son también los altos cerros que están como pegados a las faldas de Serrella y Aitana; cerros que al parecer ocuparon en otro tiempo la anchurosa hoya, cruzada actualmente por el río. Este baxa desde lo alto de Confrides lamiendo y excavando las raíces de Serrella; serpea por el valle engrosado con gran número de fuentes; mueve varios molinos harineros hasta salir al término de Callosa, y destruyendo sin cesar cerros de yeso llega al río Algar cargado de las tierras que robó en su curso. Aunque es muy corta la extensión del valle, es muy diferente el clima en sus dos extremos. Frío y destemplado en las alturas de Confrides solo sirve para granos; quando en las honduras de Guadalest produce quanto se desea, hasta corpulentos algarrobos y otros vegetales que solamente viven en tierras muy templadas. A pesar de diferencias tan notables todo se cultiva, quando la naturaleza no pone obstáculos insuperables: habíalos al parecer tales en las cuestas rápidas y descarnadas de Serrella; pero los del valle han hecho ver su industria y aplicación reduciéndolas a cultivo casi hasta la cresta. No pueden subir por allí caballerías, pero trepan aquellos naturales para cultivar un viñedo inmenso, que les produce mucha pasa. Donde el suelo se compone de peñas van haciendo barrenos y colocando sarmientos, que en breves años forman cepas corpulentas, sin causar al labrador más fatigas que las de la poda y recolección de frutos. ¡Que deleyte causa ver un suelo, reputado estéril, reducido a cultivo y cubierto de viñas, que en graderías baxan por espacio de dos horas! Estas son conquistas útiles y monumentos públicos de la industria y aplicación. Cuéntanse en el valle 650 familias repartidas en seis pueblos, de las quales 110 moran en Confrides, 30 en Abdet, 80 en Benifato, 150 en Beniardá, 180 en Benimantell, y 100 en Guadalest. Este dio nombre al Marquesado, compuesto de los quatro últimos pueblos, y fue en otro tiempo la principal población del valle; hállase en lo más oriental de él una especie de garganta formada por varios montes que vienen de las faldas de Serrella, y por su aspereza y posición constituyen por aquel lado la defensa natural del valle. Allí hubo una fortaleza respetable hasta el año 1708, que la voló uno de los principales vecinos con detestable crueldad. Fingió entregarla, y entrados los incautos guerreros logró sepultarlos en las ruinas dando fuego a la mina: aún hoy permanecen muros y escombros del edificio. Viven en este pueblo algunos hacendados que poseen lo más pingüe del término, quedando las demás familias en la triste situación de jornaleros: igual suerte padecen gran número de los de Benimantell y Beniardá, pueblos separados por un quarto de legua, y situados a la derecha del río, el último sobre una loma de gracioso aspecto, y Benimantell en una cuesta rápida. Cada pueblo del valle tiene su fuente cristalina, y unidos los caudales de todas sirven para regar 300 jornales de huerta hermosa y fértil, donde se dan todas las producciones del reyno, exceptuado el arroz. Los frutos anuales se regulan en 1650 cahíces de trigo, 850 de maíz, 420 de cebada, 630 de otros granos, más de 100 de garbanzos, 60 de judías, 160 arrobas de pasa, 450 de algarrobas, 20 de almendra mondada, 1500 de aceyte, 30 de higos, 2200 de hojas de moreras, 150 cántaros de vino, porción de cáñamo, frutas y hortalizas.

104 – En los olivos y algarrobos no corresponde el fruto a su corpulencia y lozanía, porque ni se podan como corresponde, ni los algarrobos tienen suficiente número de machos. Debieran corregirse estos defectos, nacidos sin duda de la ignorancia o preocupación, perpetuada de padres  a hijos. Pudieran también sacar mucha utilidad los del valle si a imitación de los de Confrides guarneciesen los ribazos con almeces y álamos negros, aprovechando sus varas para horcas y garrotes. Allá vimos que esta industria en nada perjudica a las producciones del campo, y es lástima la ignoren hombres tan aplicados y laboriosos. Desde Guadalest a Callosa es común el ruldo, o bien coriaria con hojas de arrayán, la adelfa, el taray de Alemania, la borraja, la ínula pulicaria, y otras plantas conocidas. Va subiendo el terreno hasta Beniardá; sucédense lomas cada vez más altas hasta Benifato, donde empiezan cuestas rápidas para subir a Abdet, situado a la izquierda del camino que baxa del puerto. Muy pronto se ve el castillo que defiende la entrada del valle por poniente, seguido del último pueblo de la Baronía, que es Confrides, y se empieza a baxar por las faldas de Serrella, opuestas al norueste. Hay poco cultivo en aquella altura por impedirlo el suelo peñascoso: auméntase pasada media hora, y se descubren dos lugarcillos distantes entre sí un quarto de legua, uno a la derecha del camino, y otro a la izquierda; este se llama Beniáfer, anexo de Alcoleja, y el de la derecha Ares del Bosc, anexo de Benasau. El término común a Benasau y Ares tiene una hora de diámetro, todo de cuestas y barrancos, que han sabido aprovechar los 37 vecinos de Ares y los 93 de Benasau: sólo tiene 30 jornales de huerta, regados con las aguas que baxan de Serrella y Aitana, en que hay muchas moreras, porción de maíz y hortalizas. A principios del siglo apenas llegaban a 70 los vecinos de ambos pueblos; su multiplicación procede de las ganancias y subsistencias que les han producido su agricultura y las fábricas de Alcoy, que extienden hasta allí su benéfica influencia. Las mujeres y niñas de Benasau ganan cada semana hilando lanas más de 100 pesos; utilidad considerable respecto al vecindario. La industria y aplicación es la verdadera fuente de la felicidad. No se conoce la miseria en aquellos pueblos, cuyos moradores viven alegres y robustos sin luxo ni necesidades facticias: cogen en recompensa de sus trabajos 310 cahíces de trigo, 80 de maíz, 150 de otros granos que allí llaman mixturas, 500 arrobas de aceyte, 100 de higos, 1200 de pasas, 20 de uva fresca, 4400 cántaros de vino, y 260 libras de seda.

http://bv2.gva.es/default.php

 

Pronto más